Terapia Transpersonal

TERAPIA TRANSPERSONAL

 

En la terapia transpersonal como su nombre indica se busca que la persona se ponga en contacto con lo que realmente es, es decir la identidad profunda mucho más allá de todos los personajes que representamos en el día a día.

El término trans-personal por tanto tiene que ver con lo que está más allá de la persona.

El Terapeuta transpersonal acompaña a la persona en un viaje que pretende arribar en la orilla del sí mismo profundo .En este proceso el término terapeuta es sinónimo de acompañante.

 

Aquella persona que llega a ser capaz de devenir consciente o darse plena cuenta de sus "conductas no deseadas" adquiere de inmediato opciones de acción que disminuyen su reactividad y la convierten en una entidad más íntegra y creativa.

 

En la Terapia Transpersonal, el verdadero sanador es la consciencia, ya que el hecho de ser plenamente consciente de algo supone automáticamente transformarlo, sin esfuerzos particulares añadidos. Desde esta perspectiva, la consulta de un terapeuta transpersonal puede considerarse como un Observatorio de la propia e íntima mismidad.

 

“Un conflicto observado es un conflicto resuelto.”

Sri Nisargadatta

 

¿Para quién está indicada esta Terapia?

 

A Personas plenamente sanas que quieren ser más felices de lo que son.

 

 

Se trata de personas que o bien están atravesando una crisis o bien desean examinar alguna cuestión de su propia vida y sentirse orientadas hacia un desarrollo integral que dé sentido a sus vidas.

 

 

Algunos terapeutas consideran que un ser humano está en salud, cuando se ha despojado de los conflictos básicos y se reintegra a la sociedad productiva y familiar, sin embargo para la Psicología Transpersonal, la superación no será real, en cuanto la persona no haya realmente accedido al contacto con su nivel esencial.

 

Siendo así que un ser humano gozará de buena salud cuando se sienta enraizado en su identidad profunda y haya encontrado, en sí mismo, el sentido de su vida.

 

"La mente crea el puente, pero es el corazón el que lo cruza". (Nisargadatta)

 

El Plan Terapéutico

 

Las 3 etapas de la Terapia

 

Primera etapa: Conocimiento de los conflictos.

 

A lo largo de esta etapa se entrena a dirigir la mirada interior, incrementando el auto conocimiento y la consciencia de sus propios patrones mentales y emocionales. Dicho “darse cuenta” aborda los elementos psicológicos implicados que causan inquietud y en muchos casos sufrimiento. A partir de este punto, la persona comienza a ser capaz de asumir y aprovechar el inmenso caudal de oportunidad que su crítica “situación personal” ofrece.

 

“Lo que más nos irrita de los demás es aquello que puede conducirnos a un mejor entendimiento de nosotros mismos”.

(Carl Jung)

 

Segunda etapa: Reprogramación y relativización de las situaciones que causan los problemas.

 

En esta fase, la persona aprende a conectarse con sus verdaderas necesidades y elegir lo que quiere vivir, constatando que lo que sucede en su mente se debe a un proceso íntimo de “interpretación de la realidad”. A partir de este punto, la persona por el simple hecho de devenir consciente abre un nuevo horizonte vital en cuya construcción ya puede intervenir y optar.

“Lo importante no es lo que sucede sino como lo interpretamos”.

(Lair Ribeiro)

 

Tercera etapa: Hacia la Esencia:

 

A lo largo de esta etapa, la persona construye el puente entre su mente pensante y el nivel transpersonal o Identidad Esencial.

 

¿Qué voy a lograr?

 

Transcurrida la primera etapa, la persona ha aprendido a observar y examinar su modelo mental. Aquella persona que anteriormente sufría ha aprendido a vivirse en los escenarios problemáticos sin mayor perturbación.

 

Es un ser humano que ante la circunstancia anteriormente conflictiva ya no echa la culpa a nada, ni a nadie, sino que mira el discurrir de su propia mente. Un ser humano que ha entendido el verdadero valor de la independencia emocional sin merma de la calidad amatoria de su corazón.

 

La Persona ha devenido consciente de la capacidad de convertir su problema en una oportunidad de crecimiento y auto-consciencia. Un ser humano nuevo que ha ensanchado su horizonte interior e incrementado su capacidad de ser feliz.

 

Transcurrido el ciclo terapéutico, la persona se siente integrada y ya puede reconocer su "sombra" y por tanto aceptarla. Escucha a su naturaleza corporal y conoce mejor la programación histórica y familiar; se siente centrada y consciente de la impermanencia de los contenidos de su mente y de los fenómenos en general.

 

 

- "Amigo sabio ¿sentías momentos de tristeza y desánimo antes de alcanzar la iluminación?

- Sí, a menudo.

- Y ahora, después de alcanzar la iluminación ¿Sigues viviendo momentos de tristeza y desánimo?

- Sí, también, pero ahora no me importa"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright © All Rights Reserved