El Arbol Genealógico

Trabajos-Textos

El Arbol Genealógico

 

5. EL ÁRBOL GENEALÓGICO

Como desarrollo a uno de los temas aparecidos en el capítulo anterior, me ha parecido interesante abordar el Árbol genealógico y poder de modo esquemático como abordarlo.

Cinco puntos para empezar a interpretar

Vamos a imaginar que ya tenemos los datos de nuestra investigación colocados sobre una hoja y dispuestos en cuatro niveles.

En la planta inferior situaremos a nuestros hermanos, el mayor a la izquierda y sucesivamente, ordenados por edades iremos hacia la derecha. Recordemos que en nuestra cultura se escribe de izquierda a derecha.

 

5. a 1. ¿Qué lugar ocupas en tu hermandad?

Sólo unos apuntes rápidos sobre lo que llamaremos el ego material. Todos los problemas con la hermandad pueden desembocar en dificultades con el dinero, las posesiones, el territorio.

Los problemas con la hermandad no resueltos, de adultos, se trasladan a la pareja, los amigos, los compañeros y los vecinos. Son tantas las variables que interaccionan en la psique de cada individuo que sería imposible hacer correspondencias universales, válidas para todos. Pero hay ciertas correlaciones que se repiten con bastante frecuencia:

Eres hijo único y tienes todo el espacio para ti. Aunque también, todos los proyectos que tus padres tenían para “sus hijos”, recaen sobre ti. Puede que en la vida te cueste entender el concepto de jerarquía y te cueste compartir.

El segundo hijo cuando el mayor es niño o la segunda hija cuando la mayor es niña. Tal vez te esperaron de un sexo diferente… Normalmente el que nace el segundo acepta bien papeles secundarios y desarrolla con ahínco sus dones para intentar alcanzar los privilegios del primogénito.

Existe una relación directa entre número de años de diferencia entre los hermanos y derecho de “ocupar todo el territorio disponible para un hijo”.

Digamos que si nacen dos hijos muy seguidos, inconscientemente la familia los trata como uno solo, de manera que si uno es el listo, guapo, come bien, ordenado y es artista, el otro es el cariñoso, simpático, mal comedor, despistado y trabajador, por ejemplo. ¡Pero cuidado! Que no se le ocurra al listo tener gracia, ¡eso es territorio del otro!…

-El pequeño de la hermandad: no quieren que crezcas, te instalan en una adolescencia perpetua.

Generalmente es el que hace pareja con uno de sus padres y, congelarlos en la adolescencia, los mantiene a ellos en una fantasía de juventud eterna: “si este pequeño no crece, nosotros no envejecemos” (detrás está el miedo a la muerte).

Por ello, cuando el pequeño sale de casa, el padre, la madre o ambos desarrollan enfermedades o aceleran el proceso de envejecimiento, lo que provoca en el hijo un retorno total o parcial. Le otorgan inconscientemente la misión de cuidador que éste acepta para expiar el sentimiento de culpa.

Estás justo en el centro, repites cosas del mayor y del pequeño: te dieron la posición más compleja. Muchas veces la vida es una verdadera lucha por encontrar tu lugar.

Tienes un hermano que es 10 años mayor que tú: en realidad tu hermano actúa más como un padre o madre para ti. Al fin, eres hijo único, pero con más de dos padres, lo que se traduce con frecuencia en desobediencia a todos o conflictos de lealtad que neurotizan.

-Una gran bola de hermanos, en un momento dado no había medios para subsistir y empezó el exilio…se pierde el territorio. En la “bola” suelen suceder abusos a todos los niveles y que los padres consciente o inconscientemente consienten.

 

5. a 2. Los dos linajes.

Por encima de nuestra hermandad, toda la mitad izquierda está destinada a nuestro linaje femenino (nuestra madre y sus ancestros) La mitad derecha es la del linaje paterno.

¿De qué parte tenemos más información? Con frecuencia, la parte de la que tenemos más datos es aquella que ha influido más en nuestra educación y formación. Es muy difícil que los dos linajes estén equilibrados.

Los huecos, son fallos en la transmisión, esconden conflictos en generaciones anteriores a la nuestra. ¿Hay secretos? o ¿cortes afectivos? Más adelante veremos que estos huecos los debemos “rellenar” con historias sanadoras, cada laguna de información una novela llena de sentido y de consciencia. Lo que le damos al árbol nos lo estamos dando a notros mismos.

¿Llevamos el nombre de alguno de nuestros tíos o tías? ¿De los abuelos? ¿De los bisabuelos? Si es así tenemos un nudo narcisista.

 

5. a 3. La forma en la que han muerto nuestros ancestros

Los accidentes son suicidios encubiertos

Los problemas cardiacos son resultado de dificultades emocionales

En realidad, cada enfermedad y cada muerte es una fuente de información valiosísima sobre la biografía del ancestro que analicemos y las relaciones con los que convivió.

 

5. a 4 Edades a las que se casaron nuestros padres y a la que concibieron los hijos.

Casi todo en el árbol es fruto de la repetición, cuando se deja de repetir es que se avanza. Las fidelidades con sus propios padres hacen que los hijos repitan sus guiones de vida una y otra vez.

 

5. a 5 ¿Se repiten los trabajos?

Cuando una madre proyecta en el hijo a su propio padre que era carpintero, el pequeño empezará a jugar con el martillo enseguida. A veces, no se permite superara al padre médico, y el hijo se hace enfermero. Los negocios familiares son una fiesta para el nudo incestuoso, al que le dedicaremos también un capítulo.

 

5. b 1 Una introducción al concepto de nudo

Marianne Costa define los nudos como miedos cristalizados que pueden desembocar en neurosis. Un nudo es un espacio donde hay miedo. Para tratarlo hay que abrirlo como si se tratara de una puerta cerrada. Dice que cuando apareció un nudo en la fase de nuestro desarrollo es que había un peligro real, aunque en la actualidad ya no esté. Es conveniente deshacerlos actuando con suavidad, sin forzarlos. Intentar manejarlos y que no sean ellos los que dirijan nuestra vida. Los nudos hay que vivirlos metafóricamente para poder superarlos.

Para Alejandro Jodorowsky la clave cosiste en investigar los nudos de nuestros árboles genealógicos y de ese modo evitar repetir los errores de nuestros antepasados. Las neurosis que padecemos debemos tratarlas con la potente medicina psicomágica.

 

5. b 2 ¿Cuáles son los patrones más repetidos dentro de un árbol genealógico?

Según Alejandro Jodorowsky esos patrones se llaman “núcleos”, cuando se prohíben y no se realizan se llaman “nudos”. El primer nudo es el incestuoso; el segundo es el narcisista; el tercero, el homosexual; el cuarto, el sadomasoquista, y el quinto es el de neurosis social. Digamos que los núcleos son semillas destinadas a florecer, en una fusión total con el universo, sólo que este desarrollo natural, se ve bloqueado en un momento dado por prohibición o por abuso, a la sombra del miedo. De esta manera aparece un nudo, como freno neurótico a la evolución.

El ser humano va transitando por esos nudos, o los va deshaciendo. Las amarras al pasado se evaporan. Freud llamó a eso la novela familiar, porque es como una novela, con muchos problemas distintos.

La ley del árbol, según Alejandro Jodorowsky, es la ley de la repetición. Añade que en caso de que no nos liberemos de la cadena mediante el acto psicomágico, estaremos condenados a repetir los errores de nuestros ancestros.

Dice que no existen las familias perfectas; por el contrario, toda familia es una trampa, incluso las de los hombres iluminados. Al salir del vientre materno el feto busca al padre, y si no hay padre habrá patología. Nuestro destino se va conformando así desde nuestros primeros pasos. Si a la hija le pusieron igual nombre que a la madre, estará en incesto (figurado) con su padre; si le pusieron el nombre de su abuela paterna, su padre esperará que su hija sea tan “grande” como lo fue su propia madre; si te llamaron María o José, esperan de ti castidad y pureza.

Un nudo se puede estar viviendo de diferentes formas, las más significativas son las que siguen:

Un nudo superado existe, pero ha sido elevado a un nivel de consciencia superior, lo convertimos en algo artístico y útil.

Un nudo neutralizado es aquel que tenemos controlado, aunque se muestre de vez en cuando.

Los nudos paralizantes: son los que nos crean una enfermedad. Para identificarlos debemos buscar entre nuestros obstáculos…

Nudos padecidos: son los que nos causan sufrimiento, nos abusan y repetimos el abuso a la siguiente generación.

Nudos inventados: fantaseamos con un nudo con la finalidad de compensar algo peor.

 

5. c 1 ESQUEMA GENERAL SOBRE LOS NUDOS

 

Nudo INCESTUOSO (Frase: Dentro de la familia, con alguien de la familia, nada fuera de la familia)

1.-Como nudo nos impide salir al mundo. Nos encierra, rechazando las influencias exteriores. Quedamos amarrados a la familia sin posibilidad de expandirnos.

2.-La finalidad sana es conocer la totalidad del mundo.

3.-Como núcleo o semilla es el amor a los padres

4.-Para identificarlo en el árbol, se identifica en algunos de los problemas con la pareja.

 

Nudo NARCISISTA (Frase: El otro no existe)

1.-Como nudo nos impide ver al otro. “Todo queda igual”. No nos dan una existencia real, se repiten los destinos como fotocopias. No hay “mutación”, todo se estanca.

2.-La finalidad sana es descubrir todo lo que nos es ajeno, descubrir al otro.

3.-Como núcleo o semilla consiste en asegurarnos de nuestra propia existencia. Querernos.

4.-Para identificarlo en el árbol, se detecta en la repetición de los nombres, lo que genera una “catástrofe genealógica”.

Nudo HOMOSEXUAL (Frase: Rechazo a los géneros y a la colaboración entre ellos)

Produce el odio a lo masculino o a lo femenino.

1.-Como nudo se presenta como una ceguera que nos impide ver al mundo tal y como es. Se rechaza la pareja mamá-papá, se rechaza el “andrógino”…el Tao.

2.-La finalidad sana es vivir un mundo andrógino. Vivir con felicidad la alternancia Luna Sol

3.-Como núcleo o semilla consiste en identificar a la niña con la madre y al niño con el padre.

4.-Para identificarlo en el árbol Se detecta cuando dos hermanos están casados con dos hermanas. Cuando una chica le roba el novio a su mejor amiga y en todas las situaciones triangulares.

El nudo homosexual está presente entre los niños que estudian en los monasterios Zen, en los futbolistas, las monjas, los samuráis y lamas.

 

Nudo SADO MASOQUISTA (Frase: Voy a tener que causar dolor en mi vida)

Este nudo nos quita la felicidad.

1.-Como nudo nos hace vivir en el dolor o huir del dolor permanentemente. Cuando el sufrimiento define la forma de relacionarse con el mundo.

2.-La finalidad sana es sentir la alegría. No depender del dolor o del placer.

3.-Como núcleo o semilla consiste en aceptar el dolor, aprender a decir que no

4.-Para identificarlo en el árbol, la finalidad que se desea es: “ser feliz” o bien, “quiero alegría en mi vida”

 

Nudo NEUROSIS SOCIAL (Frase: ¿Cuál es mi sitio en este mundo con tanta gente diferente?)

1.-Como nudo provoca todo tipo de nacionalismos y de racismos, desprecio a una determinada clase social…

2.-La finalidad sana consiste en que cada cual encuentra su sitio en el mundo, cada uno tenemos nuestra propia y exclusiva misión en el mundo. Cada ser es una cara de Dios. Estamos en la abundancia. (Dejamos de ir en manada como los animales)

3.-Como núcleo o semilla significa que no hay igualdad en la vida. No hay justicia estoy en peligro. Hay dominantes y dominados.

4.-Para identificarlo en el árbol, cuando uno de los padres es más rico que el otro. O bien es de una clase social diferente, o de una raza distinta, o de religiones rivales.

A veces sentimos que entre el horizonte de nuestros deseos y nosotros sentimos que se levanta un enorme muro de contención y éste no está hecho más que de la materia de nuestros nudos. Conocer cuáles son y actuar, para poco a poco ir deshaciéndolos y superándolos, dejará el terreno libre para acercarnos a nuestros sueños.